Sables de champán

El champán es a menudo parte de la fiesta cuando celebramos los grandes acontecimientos de la vida. La bebida espumosa es festiva en sí misma, pero puedes elevar el estado de ánimo a cotas insospechadas abriendo la botella con burbujas con un sable de champán. Aquí encontrarás nuestra selección de hermosos sables de champán que seguro impresionarán a tus invitados y harán que tu fiesta sea aún más memorable.

Un sable de champán le da a la fiesta una dimensión extra

Cuando hay algo extra que celebrar. Cuando abrir una botella de champán con un pequeño silbido no es suficiente. Cuando se va de fiesta con maneras. Es difícil encontrar una forma más festiva y fogosa de abrir una botella de burbujas que sablearla.

Con un elegante giro de sable sobre el cuello de la botella, el tapón sale volando con un anillo de vidrio alrededor. Un corte limpio ha cortado el vidrio. En realidad, todo sucede gracias a la presión de la botella más que al propio sable. De cualquier manera, es un gran comienzo de fiesta para un momento especial. Si te falta inspiración para servir tu vino espumoso de una forma diferente, es obvio que necesitas sablear una buena botella. El sableado está destinado a ser espectacular y festivo. ¡Y lo es!

 


El sableado de champán requiere de una buena preparación

De ninguna manera es difícil sablear una botella de champán. Sin embargo, hay algunas cosas que debes tener en cuenta antes de comenzar. En primer lugar, debes asegurarte de que haya suficiente espacio a tu alrededor. Espacio más que suficiente. Un corcho de champán puede volar muy lejos y puede hacer daño, por lo que no es divertido interponerse en su camino. Claramente, es mejor salir al exterior donde se pueda garantizar una buena distancia.

Antes de empezar hay que preparar la botella. Para ello, retira el papel de aluminio y el alambre. Si lo deseas, puedes volver a tensar el alambre un poco más arriba. También obtendrás un mejor resultado con una botella fría del refrigerador.

¿Cómo usar un sable de champán?

Sostén la botella de manera que el cuello no apunte hacia ti. Tendrás un buen agarre si colocas el pulgar en el hueco de la parte inferior y sujetas el fondo con el resto de la mano. Busca la línea que corre a lo largo de la botella de arriba a abajo. El encolado o ensamblado.

Es a lo largo de esta línea por donde el sable debe deslizarse sobre la botella. Puedes practicar dejando que el sable se deslice varias veces de abajo hacia arriba. Ahora repite el movimiento y complétalo hasta sostener el sable con el brazo extendido. Uno-dos-tres y en el segundo en que el sable golpea el borde grueso del cuello, el tapón sale volando. 

En realidad, es la presión en la botella la que hace el trabajo. Cuando recojas el tapón tendrás un bonito anillo de vidrio a su alrededor. La botella se corta limpiamente en la parte superior del cuello. No hay necesidad de preocuparse por posibles fragmentos de vidrio en el vino aunque el anillo de vidrio no esté alrededor del tapón. La presión ha empujado cualquier residuo de vidrio.
 
Sirve las burbujas más deliciosas para tus invitados ahora ya con ambiente más festivo. ¡Salud!

¿Se puede sablear algo que no sea champán?

No debes intentar sablear una botella de cerveza ya que no tiene suficiente presión. Sin embargo, sí puedes sablear otros vinos espumosos además de champán, como cava, spumante, sekt, crémant y muchos más, con un sable de champán.

Si la experiencia fina de degustación es lo más importante para ti, debes considerar si el sable es el mejor método para abrir tu botella. No hay duda de que el sable de champán no es la forma más suave de abrir una botella de champán. Si quieres estar seguro de disfrutar de cada fina burbuja, debes abrir la botella manualmente con un silbido suave.

Esto no sucede cuando el sable de champán entra en juego. Con el sable es la celebración, los colores y la alegría lo que está en primer plano.

La historia del sableado de champán: ¿de dónde viene?

Las historias de sableado de champán son muchas. Una de ellas habla de la legendaria Madame Clicquot-Ponsardin (1777-1866), quien de joven se casó con un miembro de la rica familia Clicquot. Viuda a los 27 años, asumió la propiedad y el funcionamiento de la empresa de champán de la familia en 1805.

Madame Clicquot-Ponsardin, más conocida como La Grande Dame de la Champagne o La Veuve Clicquot, también era conocida por organizar grandes fiestas para los oficiales de Napoleón y la alta burguesía. Según se dice, las fiestas se celebraron, entre otras cosas, para garantizar la protección de sus tierras y los valiosos viñedos. Cuando terminaba la fiesta de la viuda, era costumbre que La Veuve Clicquot regalara a los oficiales una botella de champán, que podían llevarse y disfrutar antes de ir a la guerra.

Los soldados iban a caballo y no podían abrir el papel, quitar el alambre de metal y hacer palanca en el corcho de la botella de champán mientras controlaban al caballo. La historia cuenta que un día, un joven oficial sacó su espada y sableó el cuello del champán de un solo golpe. A partir de entonces, nació el arte del sableado de las botellas de champán.
 
Otras historias cuentan que Napoleón Bonaparte llevó champán cuando su ejército fue a la guerra. A partir de aquí, se atribuye esta cita al fogoso corso: "¡Champán! En la victoria uno lo merece; en la derrota lo necesita "- Napoléon Bonaparte

La viuda amarilla: una figura crucial en la historia del champán

La viuda también inventó la técnica del remuage, la estantería pupitre inclinada y el proceso de degüelle (degorger). Todos ellos procesos que eliminaron el exceso de precipitado de la segunda fermentación en botella, dando como resultado vinos más limpios y de burbuja más fina. La casa de champán Clicqout-Ponsardin se convirtió en uno de los mayores proveedores de champán del Imperio Ruso, y parte esencial dondequiera que hubiera fiestas en Francia.

En Dinamarca, el nombre de la viuda y del vino se tradujo popularmente como La Viuda Amarilla, en referencia a las características etiquetas amarillas de las botellas. Por cierto, el vino consiguió una mala reputación en Dinamarca, completamente injustificada. Los vinos son excelentes, y especialmente el prestige cuvée La Grande Dame, está en la cima absoluta de los vinos de las grandes casas de Champagne.

¿Qué tipo de sable usar para abrir el champán?

Se habla de dos diseños básicos cuando se trata de sables de champán: el clásico, que imita a los sables utilizados por la caballería ligera de Napoleón (los húsares), y los más cortos, los llamados diseños árabes.

Los sables clásicos son bonitos, tienen un valor ceremonial y son enormemente festivos. Están disponibles en varias versiones. Los modelos más cortos, de estilo árabe, son los que se usan con más frecuencia en los intentos de récord. Se asientan bien en la mano y son efectivos para abrir muchas botellas seguidas, si a uno le gusta ese tipo de cosas.

Un sable de champán moderno no está muy afilado y, por lo tanto, es una herramienta para abrir champán y, en principio, no es un arma, sino que es considerado un utensilio doméstico.

¿Puedo usar un sable de champán sin un permiso de armas?

¿Necesitas un permiso para tener un sable de champán? Si y no. Depende de cómo lo guardes. Según la policía, usar un sable de champán no requiere un permiso de armas porque no está afilado. Si lo posees con fines decorativos, si lo cuelgas en la pared, por ejemplo, requiere un permiso de armas como las armas de fogueo

 

Haz como decenas de miles de otros amantes del vino..